sábado, 26 de junio de 2010

El desaparecido.

La mujer hermosa me ignoró como si estuviera desaparecido
pero puedo decirles algo
yo le di dos besos
uno en cada mejilla
ella sonrió
la duda sonrojó sus senos
un aire sospechoso le hizo bajar los ojos
porque un día volveré como una alucinación
que estuviera
teniendo acaso por la bebida
mientras el fuego seguirá ardiendo
como siempre,
cuando la luz esté herida
por la lluvia
que de la carne animal
brote
en el manantial de la sucia
agua
que ella misma
entre la hierba sedienta de su cuerpo,
a la tierra negra entregue.

1 comentario:

  1. "entre la hierba sedienta de su cuerpo, a la tierra negra entregue"

    ResponderEliminar